Franquicias en Perú

Franquicias destacadas

Franquicias de Exito

La esencia de su éxito radica en la difusión de los sabores más emblemáticos de nuestra gastronomía BOGOTÁ. El lomo saltado, el cebiche y la causa limeña acompañan a La Rosa Náutica, que ahora tiene un carácter urbano. Alejada del mar y a más de 2.600 metros sobre las olas, el restaurante de la familia Puga se dejó llevar por nuevos vientos para encontrar un rumbo diferente que los animó a sembrar su segundo local. Bogotá fue la ciudad elegida. Y el escenario, un inmueble que acogía una sala de arte entre carrera 5 y calle 70, en la gastronómica Zona G de esta irregular meseta andina sembrada de edificios y verdor. Aquí no encontrará una pasarela sobre el espigón, pero sí un pasadizo lateral que conduce a la puerta de ingreso y deja atrás la hermosa fachada que luce la terraza, el ambiente preferido de los bogotanos cuando escampa. La nueva sede revela detalles de la casa matriz: el móvil con peces suspendidos sobre el recibidor, los vitrales multicolores, las paredes sembradas de helechos, el salón mirador y el bar espigón. EN COCINA Nicole Biffi fue la encargada de trasladar los clásicos sabores de La Rosa Náutica. En octubre pasado llegó a Bogotá con un batallón de 15 peruanos (hoy son ocho) decididos a difundir su propuesta, de la manera más fiel posible. “La Rosa sigue una línea de profesionalismo: nos preocupamos por que el jefe de cocina y de salón sean peruanos, para mantener los sabores. No pretendemos hacer grandes fusiones, la carta es moderna en un límite que respeta lo tradicional”, explica Fernando Puga Abad, quien, junto con su hermana María Eugenia, es el gestor de esta rosa urbana que rejuvenece con el dinamismo de un equipo que rompió paradigmas luego de 28 años de creación. Así, en esta primera franquicia de capitales 100% peruanos, la carta se precia de ser idéntica a la de Lima. Está el cebiche espigón y la causa colonial; el rocoto camanejo de camarones y el chicharrón de cerdo al perol; el pastel de choclo cusqueño y el chupe de camarones el arroz con mariscos y la clásica corvina Rosa Náutica, servida en concha mancoreña. “Si todos los cocineros hicieran causas a su estilo, crearíamos un concepto confuso de este plato. Nuestra propuesta cuida la gastronomía peruana, porque queremos que todos tengan una idea clara de lo que es una causa o un cebiche”, dice Puga, quien reconoce que nuestra entrada marina es la abanderada de la casa en los días y las noches bogotanos. Por eso instalará una barra de cebiches para compartir con los comensales el secreto de la frescura de su preparación.

Publicidad

Nuevas Franquicias