Franquicias en Perú

Franquicias destacadas

Franquicias de Exito

La gran feria de la comida peruana abrió con gran afluencia de público. En el futuro, podría congregar tanta gente como el Oktoberfest alemán

Aún no había entrado el público de a pie pero adentro ya se imaginaban lo que vendría: “¿Cómo será cuando entren y esto se llene totalmente? Espero que todos se animen y vengan”, decía la ministra de Economía, Mercedes Aráoz. Sus palabras reflejaban sus deseos y ventilaban la confianza hacia la Feria Gastronómica Internacional de Lima.

Eso ocurrió después de que se inaugurara esta tercera edición y el presidente Alan García augurara que Mistura será más grande que el Oktoberfest; poco después de que Gastón Acurio dijera que si el festival de Múnich recibe dos millones de personas repartiendo cerveza y salchichas, por qué nosotros no podemos soñar con esa misma cantidad de público si ofrecemos más de dos mil variedades de productos; incluso después de que el vicepresidente de la Sociedad Peruana de Gastronomía recalcara que esta es una fiesta multicolor, de todas las sangres y todos los sabores.

Eran poco más de las 11 a.m. En el Parque de la Exposición solo había autoridades políticas y de la gastronomía (entiéndase, maestros de la cocina). Aún faltaban varios minutos para el mediodía, hora de apertura de las puertas al público. Nadie podía saber que, horas más tarde, exactamente a las 4 p.m., Mistura iba a congregar a 10.125 comensales, ni que ya para las 6 p.m. esa suma se habría incrementado a 17.300. Estas cifras vislumbran que la idea de hacer de Mistura un encuentro de las dimensiones del Oktoberfest está más cerca de la realidad que del sueño. Todos los que estaban ayer reunidos para dar inicio a esta feria lo intuían como si fuesen esos talentosos cocineros guiados apenas por su olfato y su experiencia. Todos se habían disfrazado de Gastón.

Estaba claro: en el primer día (y en los cinco restantes que quedan) pocos por no decir nadie se querían perder este encuentro que Gastón Acurio ha catalogado ya como la feria gastronómica más importante de América Latina. Ni el flamante ministro de Cultura, Juan Ossio: “Es la primera actividad pública en la que participo. No podía faltar a esta cita. La gastronomía en estos momentos se muestra como la expresión emblemática de la creatividad del pueblo peruano. Hay que mantenerla así. Nos está llevando a un reconocimiento internacional y es un vehículo de integración. Todos compiten por igual, es maravilloso, porque demuestra una integración de la sociedad peruana a través de la comida”.

Como lo proclama Gastón, ese es el objetivo de Mistura: integrar a todos los que hacen posible que la comida peruana llegue a la mesa y al plato no solo de los hogares sino de los restaurantes y los puestos de la calle en el Perú y en todo el mundo. No en vano esta feria gastronómica reúne a 5 mil trabajadores entre cocineros, productores, gente de limpieza, y demás protagonistas.

“No se trata solo de una feria de gastronomía. Se están conectando unos con otros: los productores con los comercializadores e industrializadores. Más que una feria de gastronomía de buen gusto es una feria de interés nacional”, resumió el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio. En el Parque de la Exposición se respiran aromas de grandeza.

SEPA MÁS A pesar de las previsiones tomadas por la Policía Nacional y los organizadores de la feria, fue inevitable que aumentara el siempre recargado tránsito entre el Paseo Colón y la Av. Garcilaso de la Vega, y los alrededores del Parque de la Exposición. La congestión se sintió más después de las 6 p.m. Para resguardar el orden de vehículos y la seguridad durante la semana que dure Mistura, se ha asignado una dotación de 180 policías. De ellos, 80 se dedican a la prevención interna, otro tanto al perímetro y el resto (20) al tránsito.

Publicidad

Nuevas Franquicias