Franquicias en Perú

Franquicias destacadas

Franquicias de Exito

Mis inicios

Hubo un tiempo en que la diversión no dependía de las máquinas interactivas y que un hombre se encargaba de crear juegos en su taller de carpintería. El nombre de este ebanista del entretenimiento es Alfredo Azabache Gerónimo, un trujillano que había llegado a Lima para ganarse la vida tallando madera y que un día de 1956 construyó un fulbito de mano. En ese lejano momento era solo el pedido estrafalario de un cliente extranjero, pero luego de un tiempo, y por la expectativa que iba generando ese producto, se convirtió en una línea de negocio. Así, en 1958 se creó la Fábrica Santa Beatriz, empresa dedicada a la elaboración de fulbitos de mano, sapos y mesas de póker, pimpón y billar.

Para que ese taller del barrio de Santa Beatriz se convirtiera en una empresa formal tuvieron que pasar algunos años, aunque para que adquiriera una identidad comercial tuvo que pasar una generación. En 1979, Alfredo Azabache Alcántara, hijo del fundador, renunció a la empresa textil donde trabajaba y comenzó a dedicarse a tiempo completo al negocio familiar. Tenía 23 años, un título universitario de ingeniero industrial y algunas ideas innovadoras. Fue él quien le dijo a su padre que ante la llegada de los videojuegos debían fabricar los armazones e importar el software de los juegos. También fue él quien vio en los clubes del sur de Lima una tierra fértil para sus productos.

“Uno tiene que estar haciendo cambios constantemente”, dice Alfredo Azabache Alcántara. Su frase compone la filosofía de su empresa. Ahora Santa Beatriz también construye arcos de fútbol, tableros de básquet, columpios, los laberintos por donde juegan los niños en los restaurantes, las estructuras de los golfitos y, desde hace poco tiempo, canchas de tenis y de frontón. “No nos metemos en el negocio de los juegos estáticos, nosotros queremos que la gente se divierta y tenga movimiento”, dice quien ahora es el director de esta empresa que fabrica herramientas de diversión.

EN PUNTOS

CAMBIOS EN EL TIEMPO En 1995 la empresa había crecido tanto que llegaba a facturar S/.5 millones; pero ahora sus ganancias bordean los S/.500.000 al año.

LOTES ANUALES Cada año la Fábrica Santa Beatriz produce, en promedio, 800 mesas de billar y 500 juegos de sapo.

NUEVO MERCADO Actualmente la empresa tiene tres locales y una distribuidora en el Cusco. En el 2011 planea abrir una sucursal en un centro comercial y por ahora las ventas al extranjero se hacen por Internet.

Publicidad

Nuevas Franquicias