Franquicias en Perú

Franquicias destacadas

Franquicias de Exito

La máquina permitirá a los consumidores mezclar hasta 104 sabores distintos

Coca-Cola Co. espera que una nueva máquina dispensadora de bebidas gaseosas le devuelva algo de vida a las lánguidas ventas de sus principales refrescos. La máquina permitirá a los consumidores mezclar hasta 104 sabores distintos y crear bebidas como una Coca-Cola de frambuesa dietética sin cafeína.

Las máquinas de gaseosas, al estilo de fuentes, han sido la piedra angular del negocio de Coca-Cola desde 1886, cuando un farmacéutico llamado John Pemberton creó la receta secreta del jarabe y lo mezcló con agua carbonatada. La tecnología, sin embargo, no ha cambiado demasiado desde la década de 1950.

La nueva máquina de Coca-Cola, llamada Freestyle (o Estilo libre), está dentro de una carcasa metálica creada por los diseñadores de los autos de carrera Ferrari y tiene un menú que funciona al tacto. Por dentro, la máquina cuenta con tecnología que se usa para medir pequeñas dosis de medicamentos de quimioterapia para liberar cantidades controladas digitalmente de sabores concentrados de decenas de cartuchos plásticos.

Sin embargo, la complicada tecnología y los gastos de la máquina Freestyle Coca-Cola cobra a los minoristas 30% más que las expendedoras tradicionales han retrasado su llegada a las tiendas. Cinco años después de que la empresa comenzara a desarrollar la Freestyle, aún está sólo a prueba en un puñado de tiendas en Estados Unidos. Coca-Cola prefirió no revelar cuánto cobra por las máquinas o cuánto ha gastado en el proyecto.

La máquina muestra que la empresa es optimista respecto a las bebidas gaseosas, incluso cuando los consumidores se inclinan por el agua, el té y los jugos, afirmó el presidente ejecutivo de Coca-Cola, Muhtar Kent, en una entrevista. "Todos los que la tocan, todos los que beben de ella y todos los que vuelven a beber de ella nos dicen que se sienten inspirados", indicó.

El ejecutivo agrega que su sabor favorito en la Freestyle es Coca-Cola Zero con limón. El negocio de las bebidas gaseosas necesita algo de innovación. El volumen de ventas en EE.UU. cayó de forma constante durante los últimos cinco años, y sólo el año pasado declinó 2,1%, a 9.420 millones de cajas. Las ventas de máquinas dispensadoras, que representan alrededor de 25% del volumen de bebidas gaseosas, descendió 2,7%, según Beverage Digest, una publicación de la industria. Coca-Cola es el gigante del negocio de las máquinas dispensadoras 1 en EE.UU., con un 70% del mercado. Una clave de la estrategia de Coca-Cola es vender más gaseosas cuando la gente sale a comer afuera, probablemente con familia y amigos.

 Coca-Cola convocó a un equipo de expertos para ensamblar la nueva máquina. Dean Kamen, creador de la bomba de insulina, ayudó a adaptar la tecnología de la microdosis para usarla con gaseosas; Pininfarina SpA., la firma italiana de diseño de autos, creó una carcasa curva siguiendo un prototipo de 2006 que parecía más una computadora que una máquina dispensadora moderna. Una máquina de gaseosas común combina agua carbonatada con un jarabe saborizado en una cámara de mezcla, y sirve la bebida mezclada a través de un grifo designado. Pero la Freestyle tiene sólo una boca. La máquina sirve agua carbonatada a través del centro de la boca, luego lanza chorros de sabor al agua, como aceite de lima y jarabe de Coca-Cola dietética, para que la bebida se mezcle en el aire.

La Freestyle es un aparato inalámbrico, capaz de recolectar información que le ayuda a Coca-Cola a entender mejor los hábitos de los consumidores. Por ejemplo, a través de la máquina, la empresa puede descubrir que las ventas de bebidas sin cafeína aumentan notablemente después de las 3 de la tarde, o que un restaurante en particular necesitará un envío de concentrado para la semana siguiente, según los patrones de uso. Sin embargo, la máquina misma ha tenido sus fallas.

En las primeras pruebas, el software se volvía más lento cuando se usaba mucho. Ciertas opciones de bebida podían provocar que la pantalla se congelara. Y como la gente probaba más opciones que las previstas por Coca-Cola, vertían bebidas a medio terminar de vuelta en la bandeja, lo que causaba que las máquinas se desbordaran. La empresa rediseñó la máquina para que tenga una bandeja más grande y un ventilador para derretir el hielo devuelto.

Publicidad

Nuevas Franquicias