Franquicias en Perú

Franquicias destacadas

Franquicias de Exito

Según el último censo, las mujeres representan casi la mitad de la población peruana y lo que es más relevante: las mujeres adquieren o influyen en la compra de más del 70% de todos los productos y servicios que se consumen en el hogar. De acuerdo a información de la Unidad de Género, del Banco Mundial, hoy día en Perú, existen más mujeres con grados universitarios, existe una menor diferencia entre el salario de los hombres y las mujeres (43%, hace 10 años esa cifra era del orden del 70%) y más del 50% de las microempresas pertenece a mujeres. El mercado de mujeres es más que un nicho, es un gran mercado y debe ser atacado por las empresas de manera inteligente. Hoy día las mujeres ya no piensan sólo en rosado, por eso debemos lanzar versiones femeninas de nuestro producto pero, sabiendo qué esperan de ellos y proveérselo. El marketing no puede ser neutral, las mujeres y los hombres somos diferentes (los invito a leer el libro "Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas", de Alan y Barbara Pease para entender las diferencias), por lo tanto no es posible utilizar las mismas estrategias para ambos géneros. Debemos ajustar la experiencia de compra que ofrecemos, a los sentimientos y preferencias de las mujeres. Debemos entender ¿qué las impresiona y atrae?, ¿cuáles son sus retos, problemas, motivaciones, temores, esperanzas, sueños y aspiraciones? Las mujeres mezclan sus emociones con la decisión de comprar, en cambio los hombres sólo toman en cuenta los hechos. Las mujeres son más observadoras que los hombres, y son capaces de invertir más tiempo y pasar por más dificultades hasta conseguir lo que quieren. Martha Barletta, autora del libro "Marketing to Women" (Marketing para mujeres) comenta en él, cómo los hoteles Wyndham han puesto espejos que agrandan la imagen en los baños por sugerencia de las mujeres, ya que resultan muy útiles para maquillarse los ojos. Los hombres no pidieron tales espejos y, según Martha, posiblemente nunca lo harán, pero no obstante cuando los tienen lo agradecen mucho porque les facilita el afeitado. Mientras los hombres cuando compran prefieren entrar, comprar lo que necesitan y salir rápido de la tienda, sin pedir ayuda, las mujeres invierten tiempo en su compra, le preguntan a un amigo, comparan, buscan ayuda profesional o piden consejo de personas que ya han comprado el producto, es decir; compran inteligentemente. Las mujeres piensan de manera inclusiva, compran tomando en cuenta no sólo sus necesidades, sino también sus valores. Según investigaciones realizadas por Martha Barletta, éstos han mostrado que los hombres consideran sus relaciones con los demás en términos de "más alto-más bajo", "más rápido más lento", "primero-segundo". Sin embargo, una mujer no analiza sus relaciones de una manera tan competitiva, sino más bien de manera "parecido-diferente", "conocido-desconocido". Por tanto, la publicidad en la que se dice que los demás nos envidiarán si tenemos determinado producto funciona muy bien con los hombres, pero fracasa con las mujeres Un anuncio de Nissan que decía "Potencia incrementada un 17%, par de torsión incrementado un 6%, derecho a fanfarronear incrementado un 100%" era sólo para hombres. A las mujeres no les importa el derecho a fanfarronear (incluso entre aquellas que saben qué es el par de torsión), dice Martha. Un aviso de una 4 x 4 que diga "considéralo un ángel de la guardia de 1.800 KQ.", será un anuncio que sí funcione con las mujeres. Las mujeres están orientadas a lo afectivo, ponen sus prioridades según las necesidades de las personas que más les importan. Independientemente de qué se trate, el campo de preocupación de una mujer hace que tenga foco en su esposo, sus hijos, sus nietos, sus padres de edad avanzada, sus empleados, sus amigos, y hasta en sus animales. En lugar de pensar sólo en ellas, las compras que realizan las mujeres (o las que influencian directamente) son más frecuentemente basadas en sus seres queridos. "La mente de compra de la mujer es una herramienta sofisticada y poderosa. Los especialistas en Marketing deberán tratar entender mejor las características de la "mente de compra" de una mujer para convencerla de que lo que su empresa ofrece es de hecho lo que ella necesita" Mary Lou Quinlan.

Publicidad

Nuevas Franquicias