Franquicias en Perú

Franquicias destacadas

Franquicias de Exito

Los publicistas que desarrollaron una campaña para la ciudad de Ámsterdam consideran que las marcas del Perú podrían apoyarse en la reputación ganada por atributos como la gastronomía y el crecimiento económico

Ellos son limeños, pero les tocó escribir el himno Ámsterdam. Como publicistas, Erick Galván y José Miguel Rivera trabajaron la campaña “I Love Ámsterdam”, que generó la simpatía de muchas empresas por invertir en la capital de los Países Bajos. De regreso, en el Perú, Galván y Rivera opinan sobre lo que debería ser la plataforma de una marca país para potenciar a las marcas peruanas.

¿Qué creen que se necesitaría para ejecutar una campaña para el Perú?

JMR: Necesitarías ir más allá de Machu Picchu. Necesitarías hablar de sus ventajas geográficas, (centro de conexiones aéreo y marítimo natural), el grado de inversión, la seguridad jurídica para invertir, la alta calidad de profesionales (a precios por debajo del promedio internacional) y mucho más.

Hace poco Prom-Perú convocó a las agencias a una licitación pública para desarrollar una estrategia de marca país. ¿Ustedes participaron?

EG: Quisimos hacerlo, pero desistimos al saber que solo pretendían desarrollar la marca país con un presupuesto de US$600.000. Nosotros para hacer la campaña para Ámsterdam utilizamos el triple y Ámsterdam es solo una ciudad. Australia utiliza US$10 millones solo en un año para mantenimiento de la campaña. ¿Y nosotros solo US$600.000 para un lanzamiento?

¿Qué más necesitarían, además de dinero, para hacer una verdadera estrategia de marca país?

EG: Compromiso. En Holanda tuvimos la oportunidad de ver de cerca a Rubén Blades, que llegó a cantar a una pequeña discoteca. Pero Blades no fue a cantar. Fue de gira por toda Europa para promocionar a Panamá como destino, patrocinado por el Gobierno de ese país. Ese tipo de esfuerzo es fundamental.

JMR: Aquí se gasta mucho por firmar tratados, por sellar acuerdos comerciales, pero si nadie nos conoce no nos van a comprar nada. El Perú es como un piloto de Fórmula 1 con un Tico. Si quieres competir en el campeonato mundial no vas a manejar con un escarabajo. ¿

Qué podrían hacer las marcas peruanas para potenciar la marca país?

EG: Creo que es más lo que podría hacer el país por las marcas locales. El Perú tiene todos los atributos para que las marcas se le cuelguen. El Perú ha cambiado muchísimo en los últimos años, el tema gastronómico ahora es muy fuerte.

JMR: Estamos más orgullosos de ser peruanos que antes. Las empresas deberían apoyar a Prom-Perú, porque el Gobierno no tiene dinero. Empezar por las empresas de turismo, las de gastronomía, para que sea una asociación en la que ambas partes ganen. Más tarde, podrían entrar otros sectores.

¿Qué tanto le importa al mundo que una marca diga “Hecho en el Perú”?

EG: La gastronomía, por ejemplo, recién se está haciendo conocida. Estamos en el proceso de hacernos de un nombre. Por ejemplo, en Holanda, hay espárragos muy buenos, pero respetan mucho el espárrago peruano. Quizá ese es el camino para que más tarde salgan marcas de espárrago peruano, que empezaron apoyándose en la calidad de la marca país.

Para ser marketeros con nosotros mismos deberíamos primero creer en nuestro producto. ¿Qué tan convencidos estamos de que el Perú es un gran producto?

JMR: No nos aceptamos a nosotros mismos. El Perú es chicha y limonada, el cebiche, con camote, choclo, pescado, cebolla y ají. Ese “mix” le da sabor. Pero no lo asumimos. Como marca nos falta contenido. Esa falta de identidad se refleja muchas veces en las estrategias de comunicación de las empresas. ¿El Perú podría convertirse en una “lovemark”?

EG: Para enamorarte de una persona primero tienes que conocerla. En el Perú ya estamos sobresaturados de publicidad del país. Ya sabemos que el Perú es lo máximo, que la comida es riquísima, ahora debemos decírselo al mundo, pero bien, no tímidamente.

Lima se elevó dos puntos en el ránking de América Economía como la séptima ciudad para hacer negocios. ¿Eso significa que estamos haciendo un buen trabajo de promoción?

JMR: No, porque estamos pésimo en tráfico y seguridad. El turista se informa mucho por Internet para visitar un país. Dentro de poco vendrán dos amigos publicistas de Holanda, porque yo les he recomendado el Perú, pero ellos ya han leído en Internet que en el país se roban las maletas, asaltan a los turistas. Si no es por uno mismo, como embajador de su país, muchos turistas o inversionistas no vendrían.

¿Qué representa Internet en el mundo de las marcas modernas?

EG: Una herramienta muy peligrosa. Ahora, las mar- cas, los países y las personas no pueden cometer errores porque en Internet existen espacios en los que los consumidores (a diferencia de la televisión, donde son agentes pasivos) se pueden comunicar, intercambiar ideas, criticar a las marcas.

Pero también podría ser una herramienta para que las marcas se comuniquen con sus consumidores. ¿Por qué las marcas no lo hacen?

JMR: A Internet no lo ven como un plus, para complementar la televisión, la radio y la prensa. Las empresas no perciben o no encuentran la manera de comunicarse con sus consumidores, que pasan estadísticamente más horas al frente de una pantalla de computadora que del televisor. Es la tendencia. Cuando te comunicas de manera bidireccional te expones a que los consumidores te digan qué es lo que no les gusta de tu marca. Es un tema de miedo. Las marcas todavía tienen miedo.

Hace poco la Universidad del Pacífico publicó un “Barómetro de presencia on line en el Perú de las top 50”, en el que se analizó la presencia y la popularidad de las páginas web, pero no la reputación de las empresas. ¿Por qué creen que existen tan pocos estudios sobre ese tema?

EG: Porque las empresas de investigación de mercado temen chocar con sus clientes. La reputación debería ser lo primero que se debe medir. Lamentablemente, hay poca gente que se arriesga, pues se siente cómoda haciendo lo que siempre le funcionó. Por eso la publicidad no progresa. Los marketeros a veces tienen miedo.

¿Qué tan temerosos son los anunciantes a la hora de arriesgar por un concepto nuevo para construir una marca?

JMR: Aquí el anunciante te sigue diciendo que su helado es sabroso, a pesar de que ya todos lo sabemos porque nos lo viene diciendo hace 40 años. En vez de apelar a lo emocional y dar el próximo paso, sigue haciendo lo mismo que cuando recién empezó. Coca-Cola, por ejemplo, no necesita decirte que es una rica gaseosa. Eso ya lo sabemos todos. Coca-Cola sabe que meterse en el corazón de la gente es mucho más contundente que hablarle de características de su producto y del precio.

¿En el Perú existe alguna empresa que desarrolle el concepto de “lovemark” como estrategia de marca?

EG: Amor por la marca como estrategia, no lo he visto.

JMR: No he visto nada, todavía no ha llegado ese concepto, las marcas están enfocadas en el precio. En el Perú se lanzó la campaña “Cómprale al Perú”, pero en el mercado la mayoría de productos se comercializa en empresas de otros países. ¿Influye negativamente que una marca sea de otro país y que se venda como si fuera nacional? JMR: Al consumidor no le importa. Tiene poca memoria. Importa seguramente en el caso de Chile, país con el que tenemos historia. Pero más allá de eso, no. Inca Kola siempre seguirá siendo la gaseosa de sabor nacional.

EG: En vez de picarnos con el tema de Chile, de andar quejándonos todo el tiempo, deberíamos aprender un poco de ellos, de su estrategia de márketing. En vez de decir mira nos robaron, deberíamos decir, mira, los productos peruanos se están expandiendo, y hacer el esfuerzo por producir cosas mejores que ellos.

¿Qué necesitamos además de un Gastón Acurio para seguir explotando este último atributo que hemos descubierto, el de la gastronomía?

JMR: Muchos Gastón Acurio. En una estrategia de marca país nosotros, los peruanos, somos la parte más importante del engranaje, somos los embajadores, los que debemos estar altamente convencidos para seguir marketeando el producto a donde vayamos.

EG: No deberíamos personalizar. Porque si le pasa algo a Gastón Acurio no quiere decir que esto se va a acabar. Depende de nosotros, de las empresas y por qué no, de las marcas.

Entrevistas

Entrevistamos a Miguel Ángel González, CEO de eMobike

Miguel Ángel González es el actual CEO de la franquicia eMobike, un negocio especializado en ofrecer un servicio de alquiler de bicicletas eléctricas destinado al turismo. La dificultad de los turistas para acceder a este tipo de transporte eléctrico, cómodo y ágil llevó a la creación de esta red de franquicias.

Publicidad

Nuevas Franquicias